Fotógrafo del mes de Junio: Tim Rüth

Este mes retomamos nuestra sección Fotógrafos del mes con un invitado que lleva ya 19 años en fotocommunity, es decir, es casi casi un miembro fundador de nuestra comunidad. Luego, pasó a formar parte del equipo de administradores de fotocommunity, sin embargo, hace algún tiempo lo dejó para seguir formando parte de fotocommunity solo como usuario.

Empezó con la fotografía como jugando, de muy niño y su amor por este arte fue creciendo poco a poco conforme iban llegando nuevas cámaras a su vida.

Sus fotografías son muy variadas, pero los motivos están sobre todo muy ligados a sus viajes. En su portafolio cuenta con paisajes, fotografía noctuna y macros. Viendo esto nos damos cuenta que está abierto a probarlo todo.

Te invitamos a conocer más de cerca a Tim Rüth. En la sección Fotógrafo del mes podrás ver un resumen de su trabajo y aquí encontrarás la entrevista que le realizamos.

Cuéntanos un poco más acerca de ti.

Tengo 47 años, soy traductor y vivo en Francfort del Meno (Alemania). Mis pasatiempos preferidos, aparte de la fotografía, son viajar y comer, de modo que lo que más me gusta es viajar a un sitio fotogénico en dónde se coma bien. Creo que de alguna manera heredé de mis padres mi predilección por la buena comida, porque mi madre era muy buena cocinera y mi afición por los viajes, porque durante las vacaciones escolares viajamos muy seguido con la familia. No viajábamos muy lejos, quizás a Francia, Italia o Austria, pero de todos modos ya desde niño conocia otros sitios y otras culturas. La fotografía siempre me acompañaba porque mis padres documentaron toda la vida de la familia en álbumes de fotos. No eran grandes fotógrafos, pero la fotografía de todos modos formó parte de mi vida cotidiana.

Cuando terminé la escuela, decidí visitar a mis tíos que recién se habían mudado a Argentina. Este otro mundo me fascinó mucho y me quedé contagiado con el “virus” latinoamericano, de manera que decidí estudiar español y aproveché cada oportunidad para trabajar durante mis vacaciones universitarias y comprarme un pasaje a otro país latinoamericano. De esta manera conocí México, Guatemala, Belize, Honduras, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina y una pequeña parte de Paraguay y Brasil. Claro que siempre llevaba mi cámara para documentar lo que iba encontrando en estos lugares maravillosos.

En este contexto, el año 2001 marcó de alguna manera un cambio decisivo en mi vida, tanto a nivel fotográfico como a nivel personal. Antes sólo había “fastidiado” a mi familia y a mis amigos con mis fotos y mis diapositivas, pero ¡de repente encontré fotocommunity! Me inscribí inmediatamente y fui uno de los primeros miembros. En ese entonces, solo existía la versión alemana y todo el sitio era bien básico y el internet muy lento, pero en total era una verdadera maravilla. ¡Por fin pude discutir con gente que verdaderamente estaba interesada en la fotografía! Además resultó que se trataba en muchos casos de personas interesantes y simpáticas, de modo que encontré nuevos amigos, ¡e incluso conocí a mi futura esposa en fotocommunity!

Poco después cambié a la versión española de fotocommunity y desempeñé el cargo de community manager durante varios años, hasta que decidí de deshacerme de la doble carga (lo hice además de mi trabajo normal), y desde hace dos años sigo como miembro normal, a veces más a veces menos activo.

¿Cómo y cuándo empezaste en la fotografía?

Creo que tenía como seis años cuando una tía me regaló mi primera cámara (una Agfamatic 50 S que todavía guardo). Di mis primeros pasos con esta cajita de plástico y después con una cámara de bolsillo de mis padres. En mi confirmación, mi padrino me regaló mi primera cámara con autofoco: una Canon AF35J, con lente fijo de 35 mm/3.5, que me acompañó durante varios años y también en mi primer viaje a América Latina. Durante esta fase, ya me interesaba más el tema de la fotografía y participé en un curso de fotografía en el colegio. Me enseñaron algo sobre el lado físico/técnico de la fotografía (sin mucho éxito, creo), aprendí cómo usar una ampliadora y cómo hacer copias de negativos de blanco y negro; además nos enseñaron cómo usar una cámara réflex, pero admito que todavía no estaba preparado. Algo de todo eso se habrá quedado en mi cerebrito, y el curso intensivo de arte durante mis últimos años de colegio, en donde aprendí sobre la sección áurea y otras cosas. Probablemente fue allí donde también se construyó a un buen fundamento teórico para la fotografía.

Siguió otra cámara compacta de mejor calidad y además con zoom, y a mediados de los años 90 me sentí preparado para una réflex. Me compré una Minolta X-700 de segunda mano y algunos lentes, y empecé a descubrir las nuevas posibilidades maravillosas que me ofreció este sistema. Empecé a hacer diapositivas y me compré un diascopio.

Llegó el nuevo milenio y me enamoré de una Nikon F80. La cámara todavía solo existía en el prospecto, pero tenía que tenerla y la reservé en una tienda. Era una idea medio loca desde mi punto de vista actual, pero tenía suerte y la cámara más moderna y más potente me ayudó a avanzar y marcó mi entrada al sistema de Nikon que sigo usando.

Poco después empezó el tema de fotocommunity, de modo que me metí en la fotografía digital, en un primer momento a través de un escáner de película y después con una serie de cámaras digitales. Seguí creciendo junto con mis cámaras y aprendí cada vez más sobre la edición digital, siempre con el empeño de perfeccionar mis técnica.

¿Recuerdas la primera fotografía que tomaste? ¿O la primera de la que te sentiste orgulloso?

No me acuerdo de mi primera fotografía, pero la primera de la que me sentí orgulloso fue probablemente el retrato del niño ecuatoriano con su chupete que encontrarán en mi galería de fotocommunity. Era un día lluvioso del año 1998 en la selva ecuatoriana, en un asentamiento pequeño que consistía solo de algunas cabañas. Ese día en realidad íbamos a hacer una excursión para ver caimanes, pero estaba lloviendo a cántaros y nuestro guía se había olvidado de los impermeables, de modo que sólo nos quedaba quedarnos y esperar. Por eso me divertí con mi cámara y empecé a tomar fotos de este niño y de su hermanita que vivían en este sitio. Las condiciones eran algo complicadas porque había muy poca luz debajo de la sombra de los árboles y la lluvia, tampoco ayudaba. Por eso fue muy difícil tomar fotos con mi réflex analógica y con foco manual, pero finalmente logré tomar esta foto que resultó una grata sorpresa cuando recibí mis fotos del laboratorio después del viaje.

¿Qué requisito necesita un fotógrafo? ¿Se aprende o se nace con ese don?

Creo que es igual que en todas las profesiones: hay artistas y hay artesanos (y todos los niveles intermedios). La técnica fotográfica obviamente se puede aprender, pero se necesita cierto don para desarrollar una habilidad por encima del promedio. Y viceversa, tener este don no sirve para mucho si uno no aprende aplicarlo. Finalmente se trata de una combinación de ambos factores.

¿Nos darías un consejo para mejorar nuestras fotografías?

En realidad incluso tengo varios consejos que resultan de mi propia experiencia, o sea son aspectos que a mi personalmente me ayudan a tomar mejores fotos:

1. Concentrarse en lo esencial a la hora en encuadrar la foto. Leí alguna vez el consejo que uno debería tomar fotos de la misma manera como un pintor pinta sus cuadros. Eso sonará raro, pero la esencia de este concepto es muy sencilla e importante: Un pintor nunca incluiría elementos en su cuadro que sobran y que no ayudan a transmitir su mensaje. Claro que eso es más difícil en el caso de la fotografía (fuera del estudio), pero es definitivamente aconsejable evitar elementos innecesarios en la composición de una foto.

2. Tomar las fotos como si costaran algo, tal como en la era analógica. Claro que es muy tentador tomar cualquier cantidad de fotos de cualquier cosa con una cámara digital. Sin embargo es más gratificante llegar a la casa con las fotos ya “preseleccionadas” y es mejor tomarse el tiempo para tomar más fotos de un mismo motivo que vale la pena, para luego escoger la mejor, que gastar este mismo tiempo en una gran cantidad de fotos mediocres.

3. Seleccionar la mejor foto de toda una serie de fotos para mostrarla a los demás. No digo que nunca se debería mostrar una serie de fotos, ya que eso puede ser muy interesante cuando se trata por ejemplo de varios pasos de un mismo proceso o de varios objetos del mismo tipo, pero por ejemplo es aburrido ver toda una serie de la misma puesta del sol. Además la multitud de las fotos parecidas le quita un poco el encanto a la mejor foto de la serie.

4. Ser perfeccionista y mirar las fotos propias tan críticamente como si fueran fotos ajenas. Es importante aprender de los propios errores y evitar el descuido. Manchas de polvo, horizontes inclinados o partes de personas recortadas en algún borde de la foto se pueden retocar o recortar fácilmente, y eso sube bastante la calidad de la foto presentada.

5. Tomar las fotos en formato raw. Especialmente en el caso de fotos tomadas en condiciones problemáticas (contrastes fuertes, poca luz, etc.), un archivo en formato raw permitirá resultados mucho superiores. Lo mismo vale para la conversión al blanco y negro, ya que tomar la foto en color y convertirla durante el procesado da mucho más control sobre las tonalidades. El trabajo adicional vale la pena.

¿Qué es más importante, la toma o el procesado?

En mi opinión, ambos pasos son igual de importantes. Una toma de calidad ofrece un mejor punto de partida para el procesado, ya que el procesado normalmente no debería servir para mejorar (o salvar) la foto, sino para optimizarla. Casi todas las fotos tienen detalles que se pueden ajustar para convertir una foto muy buena en una foto excelente, y eso vale todavía más para las tomas en formato raw. Además el procesado permite realizar fotos que no se pueden lograr directamente, y no sólo me refiero a formatos especiales o a técnicas como el HDR o el “focus stacking”, sino por ejemplo también a la posibilidad de aprovechar de la famosa “invariancia ISO” de ciertos sensores. Resumiendo, pienso que la toma y el procesado son en realidad procesos inseparables e integrales y que el buen conocimiento del funcionamiento de la cámara y de las posibilidades del software de procesado y su aplicación deliberada en cada paso del proceso, desde la toma hasta la foto final, garantizan resultados de óptima calidad.

¿Qué software usas para procesar tus imágenes?

En un primer tiempo, solía usar solo Photoshop CS y más tarde cambié a un proceso de dos pasos que consistía en Lightroom para la edición “general” y Photoshop CS2 para el “acabado”. Sin embargo también había probado varias versiones de Capture One durante los años, y el año pasado cambié casi completamente a este software porque obtengo resultados más satisfactorios. Las fotos finales sobre todo, me parecen más detalladas y más naturales. Además, Capture One me da mucho más control (especialmente la posibilidad de usar capas y máscaras es maravillosa) y me permite lograr el resultado deseado en un solo paso y sin usar Photoshop.

A lo largo de toda tu carrera fotográfica, ¿hay algo que te haya marcado o que haya supuesto un antes y un después en tu modo de hacer fotografia?

Creo que hubo dos momentos de este tipo durante mi carrera fotográfica.
El primero ocurrió en el año 1994, durante una excursión en un río belizeño, cuando conocí a un trotamundos que estaba viajando con un mínimo de equipaje (su mochila tenía quizá la mitad del tamaño de la mía), y a pesar de este minimalismo el chico llevaba una cámara réflex, antigua, abollada…pero una réflex. Este fue el momento cuando me di cuenta que yo también tendría espacio para una cámara parecida y esto me incitó a prestarme la Minolta X-700 de mi padre para mi próximo viaje. Para mi, eso fue el momento decisivo para meterme en la fotografía “seria”.

El segundo momento fue, más de una década después y ya en la era digital, la decisión de tomar casi exclusivamente fotos en formato raw. Me abrió paso a un mundo de posibilidades increíbles y de un control completo sobre el proceso fotográfico.

4 thoughts on “Fotógrafo del mes de Junio: Tim Rüth

Register now or log in to write comments.

  1. Tim, muchas felicidades por tu nombramiento Fotógrafo del mes!
    Un fuerte abrazo
    Xavi Meler

  2. Con todo merecimiento….felicidades, Tim!!!!!!!!
    Saludos

  3. Hola,Tim,no conocía tu historial, podré ser como tu algún día,ojala,todo puede ser,felicitaciones,bien merecido homenaje,te aplaudo,abrazo

  4. Maerr -

    Hola Tim: ya me iba a la cama y he visto tu nominación como fotógrafo del mes de Junio.Me encanta la entrevista y los consejos que nos das y te felicito por este nombramiento de todo corazón porque bien te lo mereces.Tus fotos son mágicas y dignas de este premio.
    Un abrazo y feliz semana.