¿No quieres ver publicidad? ¡Conviértete en miembro premium ahora!

Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

Especial / Fotógrafos del mes / 2013

06-Dolores Coll

Dolores Coll
Dolores Coll
Cuenta interna de fotocommunity


Dolores no sabe exactamente qué fue lo que despertó su pasión por la fotografía, sin embargo cree que el haber crecido siempre rodeada de cámaras tiene que ver con ello. En su casa, de niña, nunca faltaba una cámara, sin que nadie fuese un excelente fotógrafo. Su abuelo fue quien empezó con esto de la fotografía (aún se guardan placas de cristal suyas), luego siguió su padre y un hermano quienes se volvieron aficionados.

Sus pinitos en la fotografía fueron frustrantes. Llevaba su cámara Kodak a las excursiones del colegio y cuando llevaba a revelar las fotos al recogerlas, no había salido ninguna foto. O bien quemaba el carrete, o las fotos salian movidas o desenfocadas. La cosa mejoró cuando le permitieron usar la Nikkormat. Entonces las fotos empezaron a acercarse a lo que ella quería lograr. Desde entonces sigue siendo fiel a la marca Nikon. Actualmente maneja una Nikon D300, que generalmente usa con un objetivo 18-200 por una cuestión práctica.

No sabe exactamente como definir una buena fotografía, pero tiene claro que es un juego de luces. Dolores cree que actualmente es muy difícil hacer una buena fotografía de ciertos temas. Piensa que la vida digital nos ha complicado y facilitado mucho las cosas: por un lado nos ofrece instrumentos sensacionales para editar las fotos y las cámaras permiten hacer tantas tomas como queramos de un mismo motivo, sin tener que preocuparnos por el tema económico o por que nos acabe el carrete. Por otro lado, la era digital ha logrado democratizar y universalizar el mundo de la fotografía, lo que hace que la competencia sea muy grande. A diario vemos muchísimas imágenes y seguramente, la foto que pensamos hacer, ya la ha hecho alguien antes. Para ella, una buena foto debe tener un plus, además del dominio de la técnica fotográfica, ya sea por la originalidad de la toma, o la edición.

A Dolores le gusta fotografiar de todo, pero lo que más le gusta es la gente. Ella intenta que la vida se vea reflejada en sus fotos, por eso fotografía el día a día. En la calle no sólo hay mendigos o mimos, hay gente que va al mercado, turistas, bodas, etc. Y es justamente esa vida cotidiana la que Dolores quiere captar en sus imágenes, sin evitar la crítica ni el tema social.

El primer fotógrafo que logró capturar su atención fue su tío Manolo. Él retrataba a Dolores y a sus amigos jugando, sucios y si posaban, siempre había alguno que miraba para otro lado. Además están Rul-lan y Planas, dos de los grandes fotógrafos de la sociedad mallorquina quienes han dejado constancia de toda una época. Y a nivel internacional, admira a todos los fotógrafos de las agencias de noticias (France Press, Reuters, Magnum).
20 Fotos | Página 1 de 1