Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

¿No quieres ver publicidad? ¡Conviértete en miembro premium ahora!
¿Qué es nuevo?

Antonio Monleón


Miembro Free, Granada

Calles me conducen

Calles me conducen, calles.
¿A dónde me llevarán?
-Jorge Guillén-


Las calles, lo mismo que los juegos, son en realidad un agradable ensayo para la vida, aunque según Augusto Monterroso -Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí- la vida no es un ensayo, aunque en ella tratemos muchas cosas.
Las calles de mi barrio por ejemplo eran un hormiguero humano que bullía a todas horas. Una batahola alegre y ruidosa se esparcía por ellas poniendo de manifiesto que mi barrio era un enclave vivo.
Trepando a los aljibes de las placetas, corriendo por el empedrado de los callejones o saltando sobre los desgastados poyetes de los miradores, yo estaba siempre lleno de arañazos, mataduras y cardenales, de tal manera que mi abuela estaba a todas horas diciéndole a mi madre:
- ¡Este niño parece un santo cristo!
Para que no estuviera siempre en la calle mi madre me apuntó entonces al catecismo. Una aprendiza que trabajaba con ella era catequista y le aconsejó que me apuntara, que así tendría menos tiempo libre para callejear y dar la lata. Aunque allí duré siete u ocho sesiones, hasta la tarde que el párroco le pegó con la campanilla en la cabeza al Picante. Pero esa es ya otra historia…

Comentarios 18

Información

Sección
Clics 1.251
Publicada
idioma
Licencia

Exif

Cámara ---
Objetivo Unknown (-1)
Diafragma ---
Tiempo de exposición ---
Distancia focal ---
ISO ---