Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

¿No quieres ver publicidad? ¡Conviértete en miembro premium ahora!
¿Qué es nuevo?

Josune Etxebarria Esparta


Miembro Free, Laukariz (Bizkaia)

GURE LUR MAITEA (Dedicada a IÑAKI MATURANA)

Hola amigos. Aquí tenéis una imagen tomada desde la playa de Bakio, en Bizkaia, en la que se ve la ermita de San Juan de Gaztelugatxe, al fondo.
El lugar tiene algo de mágico, es por eso que acompaño la imagen con el sonido de la Txalaparta, que personalmente tanto me gusta.

http://www.youtube.com/watch?v=RmIg8C3KXmQ&feature=related

La txalaparta es un instrumento de percusión tradicional del País Vasco. Generalmente consta de dos soportes (cestos, sillas, banquetas, etc.), sobre estos algún material aislante (hoja de maíz, sacos viejos enrollados, hierba seca, etc.) y sobre esto un tablón que es golpeado con cuatro palos (dos cada Txalaparta). Las maderas más utilizadas para el tablón han sido el aliso, fresno, castaño u otras del país. Aunque tradicionalmente cada txalaparta solía tener dos o tres tablas de madera, recientemente es habitual encontrar txalapartas formadas por una docena de tablas.

Este instrumento de percusión de origen tradicional que se utilizaba en una pequeña parte del País Vasco, concretamente en los caseríos y alrededores de la cuenca del río Urumea: Lasarte, Usurbil, Hernani, Ereñotzu, Urnieta, Astigarraga, Ergobia, Andoain y su utilización estaba íntimamente ligada a las labores de fabricación de la sidra. Tras triturar la manzana, se celebraba una cena y la fiesta se podría prolongar hasta altas horas de la madrugada.
Una vez terminada la cena, se montaba la txalaparta. Al oír los sonidos de este instrumento, que se llega a escuchar a 5 km la gente de los alrededores se iba animando y acercando al lugar. Siempre ha estado relacionado su uso con el medio rural y relacionado con este modo de vida. También se utilizaba en otra celebración: la boda, bien el mismo día o días antes del festejo. Podemos decir, que allí donde se escuchaba tocar la txalaparta había una fiesta ya que se empleaba para entretener a la gente y para hacer música festiva y juegos rítmicos con improvisación.
Otra opinión es que la txalaparta se haya utilizado para enviar mensajes de un lugar a otro.

Espero que os guste tanto como a mi.

Un abrazo.
Josune.

Comentarios 20