Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

¿No quieres ver publicidad? ¡Conviértete en miembro premium ahora!
¿Qué es nuevo?

Antonio Monleón


Miembro Free, Granada

La recacha

Ajenos a lo que algunos llamaban batahola, bochinche o algarabía, los viejos arrugados y encogidos sentados a la querencia del sol en el banco de madera de la recacha de la placeta no paraban de decir:
- ¡Cómo pasa el tiempo!
Mi vecino Fernando el carpintero puntualizaba que el tiempo no pasa, porque el tiempo no existe, que los que pasamos somos nosotros.
Pero, ¿qué es el tiempo? ¿Y a qué tiempo se referían los viejos?
Thomas Mann, en la que posiblemente fue su mejor novela, "La montaña mágica", a la que denominó novela del tiempo, escribe que: "Los años de la niñez son vividos lentamente y luego la vida se desarrolla cada vez más de prisa y se precipita debido a la costumbre". Afirmación que daba la razón a los viejos y muy conforme con el eterno fluir de los avatares de la vida, el "todo fluye", que había formulado Heráclito.
Ajenos a aquellas disquisiciones y de acuerdo con el filósofo de Éfeso y el escritor alemán, los niños disfrutábamos del barrio sin preocuparnos del tiempo, metidos de lleno en el eterno fluir de la vida, y mientras gozábamos como locos con nuestras niñerías, el tiempo, nuestro tiempo, transcurría plácida y lentamente, que era lo contrario de lo que sentían los viejos…

Comentarios 18

Información

Sección
Clics 1.120
Publicada
idioma
Licencia

Exif

Cámara Canon EOS REBEL T3i
Objetivo ---
Diafragma 11
Tiempo de exposición 1/20
Distancia focal 42.0 mm
ISO 200

Fotos favoritas públicas