Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

¿No quieres ver publicidad? ¡Conviértete en miembro premium ahora!
¿Qué es nuevo?

Lola Martínez Sobreviela


Miembro Free, Iruña - Pamplona

Odisea en un charco

UN CUENTO SIN DESENLACE PARA JOSUNE ETXEBARRIA

Levamos anclas con tiempo favorable, pero en la travesía perdimos el rumbo y nos hallamos atrapados en la marea viva de aquel charco proceloso. Grandes peligros afrontamos, zarandeados por carpas gigantescas que a punto estuvieron de hacernos naufragar y nos dejaron grabado en la memoria el horror de sus fauces monstruosas.
Salvados por la pericia del capitán y apenas repuestos del pánico, divisamos una nueva amenaza, pues una titánica paloma se aproximaba al charco cubriendo el cielo y ocultando por completo el sol con su pavoroso vuelo. El dios de los charcos debió escuchar nuestras plegarias, pues el engendro pasó de largo y se posó en la orilla sur, ignorando nuestra presencia, picoteaba ávidamente algo que había llamado su atención por un momento, dándonos un tiempo precioso para virar en dirección contraria buscando el favor del viento.
Entonces me vino a la memoria una leyenda que contaban los marineros sobre la misteriosa isla de la paloma Roc, que alimenta a sus crías con caballos y si se tercia, también con sus jinetes.... Caí en la cuenta de que aquella cúpula enorme que a lo lejos divisábamos hacía horas, no era otra cosa que uno de sus colosales huevos...

Comentarios 30