Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

¿Qué es nuevo?

Carol Monfort Bascuñana


Miembro Free, SANT CUGAT

Comentarios 2

  • Decopixel 29/06/2009 21:10

    Vaya completa descripción! Bonita foto super documentada,feleçitats també al Xavi.Saludos
  • Carol Monfort Bascuñana 25/06/2009 17:21

    En 1899 se inagura el Gran Hotel Restaurante de la Rabassada, obra del arquitecto francés Lechavalier Chevignard. El hotel se convierte en uno de los centros de la Barcelona más glamourosa.

    Diez años más tarde se emprende un proyecto más ambicioso de la mano de el arquitecto catalán Andreu Audet i Puig con un presupuesto, nunca recuperado por la sociedad gestora, de 2′5 millones de pesetas. El Gran Casino de la Rabassada se convierte así en un gran centro lúdico.

    El Gran Casino estaba dividido en dos alas, una dedicada a hotel y restaurante y la otra dedicada a Casino. En los cuidados jardines convivían plantas de diversas partes del planeta con las más espectaculares atracciones. Entre estas destacaba la gran montaña rusa - la llamada por la publicidad Scenic Railway- que en 2 km de longitud salvaba desniveles de más de 25 metros y atravesaba un tunel de 57 metros de largo. El lujo se respiraba en todos los detalles del complejo.
    En este ambiente de lujo pronto apareció una leyenda negra: Grandes fortunas de jugadores atrevidos cambiaron de manos en pocas jugadas. Tras las pérdidas llegó la desesperación y, con ella, los suicidios. Las crónicas de aquellos tiempos hablan de una discreta “habitación de los suicidios” donde los jugadores poco afortunados ponían fin a su vida sin molestar al resto de clientes del recinto.


    En 1912 el gobernador prohibe el juego. Este hecho provoca la quiebra de la sociedad un año más tarde. El complejo sigue funcionando como hotel-restaurante y parque de atracciones atrayendo ahora a un público más familiar. Tras un pequeño impás durante el cual se tuvo cierta permisibidad con el juego, el general Primo de Rivera prohibirá de nuevo el juego en 1929, condenando definitivamente al casino. Un año más tarde cerrará el restaurante.
    Durante la Guerra Civil el edifició sufrirá un deterioro considerable y en la década de los 40 será practicamente derribado y destinado a cuartel de carabineros.


    (Texto de Xavi Masip)