Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

¿Qué es nuevo?

Antoni Falcó


Miembro Free, Teià

Safári fotográfico Zoo de BCN - VIII

Los mandriles son fácilmente reconocibles por el color pardo oliváceo de su pelaje y sobre todo por la coloración azulada y rojiza de su cara y trasero. Esta coloración se adquiere con la madurez sexual y se intensifica cuando los individuos se excitan. El color de las hembras es mucho más apagado. Los colores del trasero tendría la finalidad de realzar la visibilidad y ayudar al grupo a mantenerse unido entre la densa vegetación de la selva.
Los machos son mucho mayores que las hembras, siendo su media de peso superior a los 30 kg mientras que las hembras apenas alcanzan los 15. Machos excepcionalmente grandes superan los 50 kg.2 Todos estos rasgos de dimorfismo son un claro ejemplo de selección sexual. Alcanzan una envergadura de 1 metro y en cautividad llegan a superar los 31 años de vida. Las hembras alcanzan la madurez sexual alrededor de los tres años y medio.
Los machos poseen grandes caninos que miden entre 5 y 12 cm.

Comentarios 4