Este sitio web utiliza cookies para poder poner a disposición diferentes funciones, para personalizar la visualización de la página y para analizar los accesos. Al utilizar este sitio web aceptas el uso de cookies. Más información  OK

¿Qué es nuevo?

DREAM-D


Miembro Free, Tarragona

Tímida luz de un día lluvioso

Relato Corto
(El contenido es ficticio)
"Tímida luz de un día lluvioso"
La lluvia daba tregua a su ímpetu y el patio respiraba tranquilo después del aguacero. Nada presagiaba un cambio drástico del estado de las cosas. A lo que yo aprovechaba para capturar la neutra luz que se posaba serena a la entrada de la vieja casa rural. Contento con mi nueva presa en la tarjeta de memoria subí animoso una desgastada escalera de madera camino a la habitación. El achacoso crujido de los peldaños en cada pisada delataba mi atropellada presencia. Entonces llamé y preparé la cámara para fotografiar a mi mujer en el preciso instante de abrir. Y así fue, pero no hice la foto a mi esposa la hice a una octogenaria que casi se muere del susto cuando se activó el flash. ¡Horror!: me había equivocado de planta. Rápidamente me incliné al suelo porque la pobre anciana había sufrido un desvanecimiento. Segundos después, alguien que me confundió con un atracador, me agarró por la espalda y me arrastró con violencia varios metros hacia atrás para dejarme tendido como una cucaracha envenenada: boca arriba, y la cámara, que acababa de tener un aterrizaje forzoso escupió la tarjeta tras impactar contra el piso. No obstante, este último percance era lo de menos; la mujer estaba bien.

Entonces todo se aclaró, así que el malentendido inicial pasó a convertirse en risas. Sin embargo, la tarjeta de memoria después de su vuelo sin motor dejó de funcionar. –Tampoco hay problema-pensé. Es por ello que volví para repetir la foto....pero llegué tarde, el sol ya había roto el encanto de los tenues contrastes.

La fotografía perdida no fue más tangible que la huella de un dulce sueño. Sencillamente voló como las mariposas que huyen cuando decides apretar el botón. Pese a todo, sigue grabada en mi mente...y mi cámara estará lista otro día nublado en una vieja casa del Pirineo aragonés, allí donde las luces y las sombras desafían a los amantes de la imagen.

Comentarios 3