¿No quieres ver publicidad? ¡Conviértete en miembro premium ahora!

Especial / Fotógrafos del mes / 2020

11 - Maerr

Cuéntanos un poco más acerca de ti
Nací en Santiago de Compostela hace 74 años y viví allí hasta los 24 años. Luego mi marido, mis tres hijos y yo nos fuimos a vivir a Barcelona en donde estuve 31 años. También estuve en Italia un par de años estudiando, cinco en Salamanca y seis años en Oviedo. Ahora vivo en Santiago desde hace 8 años. Tengo tres hijos y cuatro nietos, todos ya muy mayores porque me casé muy joven.

Estudié Filología Románica y varias asignaturas de Filología Italiana en la Facultad de Filología de Barcelona. Allí estuve estudiando ocho o nueve años, cinco con los estudios de Filología Románica y los otros completando cosas en las que quería profundizar más. Estoy jubilada pero trabajé como traductora, correctora de estilo y profesora de idiomas modernos, además de otras cosas cuando no tenía trabajo de lo mío. Por cierto, mi trabajo también es mi pasión.


¿De dónde procede tu pasión por la fotografía?
Mi interés por la fotografía creo que la tuve siempre, pero cuando yo era pequeña no se hacían fotos, solo en ocasiones especiales, pero conservo todas las que hacían mis padres en un estudio fotográfico que era lo que entonces se hacía en esta ciudad. Siendo una ciudad muy pequeña y de postguerra, pocas personas tenía una cámara. Luego ya empecé a hacer fotos con alguna cámara que ni recuerdo como era a los 18 años más o menos, pero eran casi todas fotos de familia y recuerdos de momentos bonitos.

En realidad mi pasión era la pintura que sí era una pasión desde que tenía cuatro años. Mis padres me contaban que dibujaba antes de aprender a leer, era mi forma de expresarme seguramente. En el instituto no era muy buena estudiante pero se me daban bien todos las cosas relacionadas con el arte. Me hubiera gustado estudiar Bellas Artes al finalizar mi bachillerato pero mis padres no entendían aquello como una profesión y no pude hacerlo. Estudié otras cosas que eran más prácticas pero nunca deje de pintar y de relacionarme con pintores, escultores, escritores, músicos, gente muy creativa y un poco bohemia como yo.

Me encanta la música clásica, la ópera, el jazz y en general toda la música buena del género que sea, la escultura, la pintura, la literatura, la arquitectura, en fin. Yo siempre digo que es solo una cosa: me gusta el ARTE, el arte nos hace ser más humanos y a mí, que he tenido una vida muy dura y la sigo teniendo, me consuela de todo. También leo muchísimo y escojo muy bien lo que leo para que me enseñe algo nuevo siempre.


¿Recuerdas la primera foto que hiciste de la que te sentiste realmente orgullosa?
No, no la recuerdo pero sí recuerdo, y las tengo todas, que eran de mis hijos muy pequeños y en el parque a donde voy ahora para hacer esas fotos que subo a fotocommunity. También tengo muchos álbumes con las fotografías analógicas y conservo todos los negativos. Mi primera cámara decente que tuve es una Canon: la Canonet 28 que conservo y que está como motivo decorativo en mi piso. Curiosamente la estética de la que tengo ahora es muy parecida porque veo que la estética retro está de moda en todo. También conservo, la primera semi-reflex que tuve: una Lumix de Panasonic.


¿Tienes un estilo propio a la hora de hacer fotos?
No creo que tenga un estilo concreto porque a mí me gustaría hacer unas fotos más impresionistas como las pinturas que hago, pero no sé hacerlas realmente. Lo que sé de fotografía lo hago más con el corazón y los sentimientos que con la técnica y como me gusta mucho la naturaleza, suelen ser fotos de naturaleza. Fui montañera desde los 18 años y la montaña siempre me parece maravillosa sea en el país que sea y lugar que sea, siempre me emociona y me hace pensar en un creador que nos regala toda esta belleza, aunque no sea nada religiosa.

¿Qué requisito necesita un fotógrafo? ¿Se aprende o se nace con ese don?
No lo sé muy bien, pero si naces con ese don u otro cualquiera, el camino es más fácil, aunque si quieres aprender sin ese don, también puedes hacerlo. El credo de mi padre, que era una persona sin ninguna cultura pero muy inteligente (además de una persona maravillosa con una gran humanidad) era “Querer es poder”. Yo le decía que no podía cuando suspendía las materias que no me gustaban, pero con el tiempo he comprendido que todo lo que estudié y todo lo que conseguí en mi vida era porque comprendí pronto que ese “credo” era bueno. Si quieres algo con toda tu alma, lo consigues; las cosas que no conseguí hacer, es porque no las deseaba tanto como pensaba en aquel momento.


¿De qué fotógrafos has aprendido, quienes son tus grandes maestros?
Podría nombrarte varios que todos conocemos, porque tengo bastantes libros de libros de fotografía y porque he visto muchas exposiciones de fotografía y en varios países europeos, pero en realidad me gustan todos los que cuentan algo con sus fotos, aunque también me encantan los que son muy creativos o tienen un sentido del color bueno y de la composición, por supuesto, sin una buena composición no le veo la armonía ni a la fotografía ni a la pintura.


¿Nos darías un consejo para realizar fotografías?
Me encantaría daros un consejo, pero en este momento estamos viviendo unos cambios tan grandes en todos los sentidos que no sabría qué aconsejar a nadie. Si acaso, le diría a la gente que empieza que lo hagan todo con pasión y con ilusión, dando el 100% de sí mismos, sin pensar en si va a gustar a los demás o no. Yo todo lo he hecho y lo sigo haciendo así, me entrego con toda mi alma para hacer todo lo que hago; da igual si estoy pintando, dando una clase, haciendo una traducción, como si estoy cocinando o planchando, todo lo hago con ilusión y en ese sentido soy como una niña que está empezando a aprender todo. Hay que tener curiosidad por aprender siempre y si tienes esa curiosidad terminas haciendo cosas estupendas para ti y para los demás.


¿Qué es más importante, la toma o el procesado?
Eso lo tengo más claro, creo que es más importante la toma. Yo le he prestado poca atención al procesado y hacía las ediciones con camera RAW, pero este año empecé a estudiar con tutoriales de Photoshop algo de edición y estoy recuperando fotos digitales de hace 20 años que tenía guardadas en CD o en discos duros y que creía que no valían nada. Muchas de ellas no valen nada porque estaban mal tomadas, pero otras me quedo sorprendida de lo que me gustan; así que de ahora en adelante seguiré estudiando un poco de procesado aunque sea sin ninguna finalidad concreta. “La meta es el camino”, ese es mi lema.


¿Qué software usas para procesar tus imágenes?
Pues siempre usé Photoshop pero entendiendo lo mínimo de él. Ahora estoy fascinada al ver tantas herramientas y tantas opciones que hay para usarlas y me pregunto por qué no las miré antes y la respuesta es que no tenía tiempo, pues siempre fui una currante y empleada del hogar las 24 horas del día y no había tiempo para más cosas.


¿Hay alguna fotografía que te hubiera gustado hacer pero no hayas podido?
Me hubiera encantado hacer auroras boreales porque su colorido me fascina, fotos de la Vía Láctea o estar en un buen centro astrológico y poder hacer fotos del universo. Me gusta ver documentales de astrología y los colores de las galaxias o de otros planetas me parecen asombrosos, otra vez vuelvo a pensar en un Creador que nos regala todo esto para que lo disfrutemos.
Si tuvieras que elegir entre en blanco y negro y el color, ¿por cuál te decidirías?
Depende del tema. Los retratos me gustan mucho en B/N o las fotografías de arquitectura pero la naturaleza tiene colores demasiado bonitos para ponerlos en B/N.


¿Cuál es el mejor momento que te ha dado la fotografía?
Muchísimos, tengo miles de momentos para elegir porque yo siempre pienso “Hoy voy a hacer unas fotos geniales”, luego viene la desilusión cuando estoy editando porque ni la cámara ve lo que ve el ojo humano, ni se emociona, ni yo sé hacerlas como me gustaría. En fin, hay que seguir intentándolo siempre.


¿Qué equipo sueles utilizar?
Desde hace dos años uso una cámara Olympus E-M10 Mark II que es sin espejos. No es una réflex, pero hace fotos muy buenas. Tuve dos NIKON Réflex con buenos objetivos pero ahora tengo una lesión incurable de vértebras lumbares y no puedo llevar ese peso. Ya veis que solo subo fotos de Santiago porque tampoco puedo viajar a ningún sitio muy alejado de casa por las vértebras rotas, menos mal que los coreanos inventaron estas mirrorless que pesan poco más de un kilo y me permite poder salir a hacer fotografías cuando me encuentro bien.


¿Tienes algún consejo que podrías darle a alguien que quiera empezar con la fotografía?
Lo que he dicho antes, que lo hagan todo con pasión y con ilusión. Si haces las cosas con desgana, no pueden salir bien.


¿Cuál de las fotos que has hecho y presentado en fotocommunity es la que ha tenido más acogida por parte de los usuarios?
No sabría decirte cual ha tenido más acogida ni porque gustan más unas que otras, pero cada fotógrafo tiene sus gustos y el que me gusten a mí no quiere decir que le gusten a los demás. Pero me siguen felicitando de vez en cuando por una que hice a una farmacia del siglo XVIII en Cambados e incluso, un compañero que ya hace tiempo que no lo veo por fotocommunity, me pidió permiso para ponerla en una revista relacionada con la industria farmacéutica, creo que él era farmacéutico y director de la revista y no recuerdo quien era pero me envió la página en donde había salido y estaba muy agradecido por tenerla en su revista. Y las últimas que he hecho del otoño me parecen mejores que las anteriores.


¿Qué obstáculos has enfrentado a la hora de tomar fotos, y cómo los superas?
Ni te los imaginas, ni te los puedo contar porque no son muy creíbles, pero solo para darte una idea: me he metido en sitios muy complicados para hacer alguna fotografía que me parecía maravillosa y he llegado a romperme alguna costilla. Ese día que fotografíe la farmacia de la que acabo de hablarte, llegué allí con unas contusiones tan fuertes por una caída sobre una losa de granito sin pulir, que las personas que me ayudaron a levantarme querían llamar a una ambulancia. Como soy muy fuerte mentalmente, les pedí que me dejaran sola un ratito hasta que valoré si debían llamarla o no. Después de 15 minutos, decidí que como no había nada roto y solo necesitaba ir a una farmacia; fui a la primera farmacia que me indicaron ellos y el farmacéutico me curó, me desinfectó y me vendo los antebrazos y me dio calmantes e incluso me aconsejó que me quedara sentada allí una hora. En esa hora me contó la historia de siete generaciones de farmacéuticos, él era el séptimo, luego me fui al hotel y estuve 24 horas durmiendo. En cuanto me desperté y me encontré con fuerzas para volver a Santiago, di por finalizadas mis vacaciones porque estaba muy magullada y me costaba caminar. Estaba haciendo una foto de una iglesia románica impresionante y no vi aquella losa porque no estaba mirando al suelo. Pero no me fui de la farmacia sin hacer las fotos de esa joya y de algunos detalles de ella. ¿Cómo lo supero? Con mucha paciencia y aceptando las cosas como vienen. Me gusta la filosofía de Mahoma y el primer paso para ser felices en esta vida es: la aceptación. Naturalmente después del disgusto que tengo en el momento, pero tardo muy poquito tiempo en aceptar lo que tenga que aceptar.


¿Cuál es el lente que todo fotógrafo debería tener? ¿Por qué?
Hay varias que considero muy importantes y aún las tengo guardadas pues son de mi equipo anterior que lo fui haciendo poco a poco, pero ahora solo tengo tres y uso solamente dos. Una 14-42mm, una 45mm y una 40-150mm que no uso nunca porque ya pesa mucho para mí. Creo que con esas tres o alguna más se podrían hacer muchas cosas. La 50mm es mejor que la 45mm, pero mucho más cara y un buen Tamron todo terreno con una buena apertura, también es muy necesario para viajar sin llevar tantas cosas, etc.


¿Qué sientes que te falta por aprender?
Son tantas cosas las que me faltan por aprender, que no podría ni pensarlas porque por mucho que uno sepa, de lo que sea, siempre es muy poco. Nuestro ego nos hace pensar que es mucho, pero si recapacitamos seriamente sin escuchar a nuestro ego, en realidad es muy poco lo que sabemos al final de nuestras vidas.


¿Nos darías un consejo para realizar fotografías de flores y naturaleza?
Para realizar fotografías de la naturaleza creo que hace falta mucha paciencia y amar la naturaleza porque si no amas una cosa yo creo que ya no tienes ni ganas de fotografiarla. Muchas veces hay que esperar media hora a que el rayito de sol, que tú necesitas para hacer la foto que quieres, salga de entre las nubes. Alguien dijo que el que ve un barco mercante y no se queda fascinado ante él, es que no tiene nada de marino y lo mismo sucede con otras cosas. La constancia es imprescindible. Mi mejor cualidad en la vida es el tesón o constancia, si una cosa me interesa mucho y no me sale bien la repito las veces que sean necesarias hasta que consigo hacerla aceptablemente bien.
26 Fotos | Página 1 de 1