¿No quieres ver publicidad? ¡Conviértete en miembro premium ahora!
1.866 11

Tzontecotl

Solo el que no nace no llega a ser calavera
Solo el que no nace no llega a ser calavera
Elena Grünstein


Desde la víspera del 1 y 2 de noviembre las calles se empiezan a inundar de flores de todos tipos y colores, aunque predomina el naranja del cempaxochitl; hay también calacas de cartón o papel maché, calaveras de chocolate, azúcar, amaranto y de las vitrinas de las panaderías asoman los panes de muerto con sus huesitos de harina esponjados; se ven ofrendas, altares, representaciones de la muerte que se aleja mucho de la imagen triste y macabra que toma en otras culturas.

De norte al sur del país se realizan fiestas y rituales que varían de región a región, aunque por lo general es común la asistencia a cementerios para limpiar las tumbas y adornarlas con flores.

Además de la visita a los panteones; en plazas públicas, centros de trabajo, escuelas y hogares se colocan ofrendas o altares en honor de quienes han muerto; esos rincones son decorados con flores, alimentos, bebidas, fotografías y golosinas, entre otras cosas. Las calaveras son uno de los símbolos más representativos de estas fiestas: las hay dibujadas, recortadas en papel de china, hechas con cartón o con trozos de periódico y engrudo. Se dice que sus antecedentes simbólicos se encuentran en las imágenes de los rostros descarnados y las figuras cadavéricas de algunas deidades aztecas como Mictlantecuhtl — señor de las profundidades de la tierra donde moran los muertos — y su esposa Mictecacihuatl, la Coatlicue — la vieja madre de todos — y Miquiztli —dios de la muerte.

También es una tradición escribir textos breves llamados calaveras literarias, que generalmente son en verso y narran de forma graciosa algún suceso relacionado con la muerte de cierto personaje que bien puede estar vivo.

Las simpáticas y variadas formas que los mexicanos hemos encontrado para representar a la muerte a través del tiempo, han transformado a ese ser opaco y triste, en uno coqueto, alegre, bromista, hábil, divertido y sarcástico. En México la muerte se sufre cuando sucede, pero el 1 y 2 de noviembre se pinta, se escribe y se come…

Comentarios 11

  • Christian Bertero 14/11/2008 14:19

    belle le tradizioni, sono il nostro prezioso patrimonio, che dobbiamo tramandare alle generazioni succesive. Bravissima Elena. Christian di Sicilia.
  • Josep Lluís Perpinyà 07/11/2008 16:35

    Muy buena imagen, Elena. Además me ha gustado mucho la explicación. Por cierto, yo cumplo años el 2 de Noviembre, así que me alegra también el hecho de que los mexicanos representeis la muerte de una manera positiva.
  • Lucas Tevez 07/11/2008 0:24

    Bonita tradición!
  • E.Oliver 02/11/2008 12:21

    Unos colores muy bonitos.
    Tambien es bonito poder conocer las costumbres de otros paises y sobre todo si se presentan tan bien como en tus fotografias.
    saludos emilio
  • jlMarco 01/11/2008 18:45

    Buen colorido y buena gastronomía para una bonita tradición. Probé estos mazapanes calavera el año pasado en Yucatán para el día de los muertos.
    Hasta pronto
  • Eliseo Gutiérrez 01/11/2008 17:46

    Dulce, bromista, colorista y alegre imagen, muy bien documentada
    que ilustra perfectamente el carácter del pueblo Mexicano frente a la muerte.
    ¡¡¡Genial composición!!!
  • Lola Martínez Sobreviela 01/11/2008 12:37

    Una atractiva imagen cargada de simbolismo y estupendamente documentada.
  • Alejandra Terranova 01/11/2008 11:26

    Mexico se caracateriza por conservar sus tradiciones mucho más que por estos lados.
    Me gusta ver el homenaje al recuerdo de los que ya no están.
    Besosososos
  • JValentina 01/11/2008 10:57

    Muy cuiriosa foto y muy documentada...¡¡me gusta..¡¡
    besos Valentina
  • ferran petit 01/11/2008 8:34

    estupenda documentación
  • Marly 01/11/2008 1:54

    Que lindo Elena! Que bueno que atraves de las fotos podamos conocer las costumbres de diversos paises. Una foto muy colorida. Besos,
    Marly